LA NOVELA

Tras su jubilación en Renfe, el mecánico y restaurador D. Pedro Navarro Paracuellos, encargado de la restauración y mantenimiento de la Baldwin, ha dejado apartados los hierros y ha dedicado sus neuronas a redactar una interesante novela ambientada en la Segunda Guerra Mundial y con un amplio trasfondo ferroviario.

IMG_4815   IMG_4816

Portada ilustrada por Mila Santos Dolz

DE APRENDIZ A SOLDADO

Peter, hijo de ferroviario, es un adolescente de una ciudad al norte de Alemania que comienza su juventud, como millones de jóvenes en Europa, atrapado por el radicalismo de las ideologías e intereses imperantes que desembocan en la II Guerra Mundial. Su madre Juliane, con las recientemente promulgadas leyes de Núremberg respecto a la pureza de sangre, reivindica a través de sus historias su sangre española por parte de la abuela y de su tatarabuela, esposa de uno de los colonos alemanes llegados a España por la cesión de tierras que hiciera Carlos III para poblar zonas del sur español. Lukas, el hermano pequeño de Juliane y tío de Peter, es un militante comunista que participa en la guerra civil española con la brigada Tahelman. Todo esto, junto con la visita al pabellón español en la Exposición Universal de París de 1937 llenan de curiosidad respecto a España al joven Peter.

En el año 1935, Peter ingresa en la escuela de oficios de una factoría de ferrocarriles de la empresa Krupp, donde aumenta su pasión por los trenes. Hasta 1939 vive las vivencias que son propias de la juventud, cuando es llamado al ejército como cabo y destinado a la IV División Panzer, participando en las campañas de Polonia, Holanda y Francia. Posteriormente, y con el mismo rango, es destinado al Regimiento de Artillería Pesada E-672 por la participación de su escuela de oficios en la construcción de parte de la logística necesaria para el montaje del arma más grande jamás construida: el cañón con afuste ferroviario “80 cm Kanone”, al que acompaña desde el norte de Alemania al sitio de Sebastopol y después con parte de la logística al sitio de Leningrado. Es allí donde ve por primera vez a efectivos de la División 250, los españoles, de los que conocía su existencia en el sitio de Leningrado por la revista “Signal” del ejército alemán.

El libro se ha editado en formato A5 y tiene una extensión de 569 páginas, con tapas blandas a todo color.

Los interesados en conseguir la novela tendrán que donar 20 euros, de los cuales 12 serán destinados a la restauración de la locomotora Baldwin.

DONAR

El Autor: PEDRO NAVARRO PARACUELLOS

Zaragoza, diciembre de 1949

Estudió primaria y secundaria en el Colegio de los PP Agustinos, ingresando en 1965 en la Escuela de Aprendices de RENFE en Zaragoza, donde cursó estudios de Oficialía Industrial, siendo destinado al Taller-Depósito de Locomotoras de Zaragoza-Delicias. Posteriormente, cursó estudios de Maestría Industrial en la escuela de Peritos Industriales.

Pedro Navarro junto a la locomotora HULLA (Utrillas). Foto: Carlos Abadias

En el año 1980 conoció a Hans, un especialista en hidráulica de 62 años que acompañaba a otros técnicos de la empresa SM Kirow Leipzig (TAKRAF), situada en la República Democrática Alemana. Estos técnicos habían acudido a impartir cursillos de operador y técnico de mantenimiento de las grúas ferroviarias de gran tonelaje EDK-750, que habían sido importadas por RENFE. La curiosidad del entonces joven Pedro llevó a sonsacarle al Sr. Hans sobre su paso por la II Guerra Mundial, siendo esos relatos los que han servido de base para la confección de su novela “De aprendiz a Soldado“.

Pedro Navarro se jubiló en el año 2010 como Jefe de Equipo mecánico del Taller de Zaragoza. Está casado, tiene dos hijas y a día de hoy tres nietos.

Desde 1985 ha estado involucrado en el cuidado y mantenimiento de la locomotora Baldwin. Como miembro del equipo de mecánicos del Taller de Renfe de Zaragoza-Delicias, se encargó de su reconstrucción y puesta a punto, y posteriormente de su mantenimiento. Socio de AZAFT desde 1993, siempre ha estado implicado en las actividades de tren real que se han organizado.

Otra de sus pasiones es la defensa del Ferrocarril de Canfranc, a la que dedica sus esfuerzos colaborando con CREFCO tanto como representante de AZAFT, como a título individual.

¡¡Hagamos realidad un sueño!!